** Notas a Celia **

* * * * *


Este blog es un sentido homenaje a todas aquellas mujeres que realizan las tareas domésticas en nuestros hogares cuando por las prisas, el trabajo, o el motivo que sea no podemos hacerlo nosotros. Esas mujeres a las que en muchas ocasiones apenas vemos y con las que nos acabamos comunicando, en el mejor de los casos, mediante notas

. . . .

martes, 18 de noviembre de 2008

Querida Celia

Desde luego hay quien se toma las cosas al pie de la letra. Que yo le dijese a uno de los usuarios del servicio en el que trabajo que me gusta la calabaza, no implica que tuviese que regalarme una de más de 25 kgs. (Dice que su báscula romana no daba más de sí) así que tú me dirás qué podemos hacer con este "muerto" que hay encima de la mesa.
Compara el tamaño de la grande con la que compré el otro día en el mercado y que pesaba algo más de dos kilos.

Espero que os guste la calabaza, porque yo solo sería incapaz de comerme todo esto y mis amigos dicen que "las hierbas" para los animales.

No soy médico, pero al igual que tú opino que la situación de tu hermano te ha podido producir nervios suficientes para ocasionarte molestias de estómago. Sin embargo tampoco lo dejes pasar y hazte mirar si lo crees necesario. Te repito que por que te tomes unos días no se me van a caer los anillos.

He comprado el material de limpieza que me pediste y te dejo el dinero de hoy y del lunes, que con las prisas salí de casa sin dejarlo en su sitio. Agradezco tu comprensión.


4 comentarios:

trainofdreams dijo...

Hay tantas canciones de él que me gustan que no sabría con cual quedarme ( Tower of song por ejemplo). Lo ví en directo este verano en Lisboa. Es grande, encantador,es El Gran caballero del pelo gris...además de ser un enorme poeta.
Me encanta la calabaza ;-)...asada también está riquisima y es un postre delicado y exquisito.Dile a Celia que se cuide mucho para el estómago son buenas la hierbaluisa y la Melisa ( que también ayudan para calmar nervios)...

Miles- Leonard Cohen

Entre los miles
que son conocidos,
o que quieren ser conocidos
como poetas,
quizá uno o dos
sean auténticos
y el resto son impostores,
rondando por los recintos sagrados
tratando de parecer genuinos.
No hace falta decir
que yo soy uno de los impostores,
y ésta es mi historia.


Un abrazo

Fonsilleda dijo...

Dile a Celia que se cuide. Que quizá los nervios influyan, pero tú en este caso tienes razón, si continua mal que vaya al médico.
¡Menuda calabaza!. Esos si que son frutos, lo demás...
Bicos a ambos.

Dante dijo...

Calabazota es poco! Ahora deberías contarnos como hizo Celia para cocinarla. O cuantas comidas diferentes pudo hacer sólo como ella sabe. Que se cuide. No olvides estarle encima para que se cuide. Un abrazo, hermano.

Tu.incondicional dijo...

Apoyo la idea de Dante... un par de recetas... dulce o salada, para tener opciones...

Abrazos