** Notas a Celia **

* * * * *


Este blog es un sentido homenaje a todas aquellas mujeres que realizan las tareas domésticas en nuestros hogares cuando por las prisas, el trabajo, o el motivo que sea no podemos hacerlo nosotros. Esas mujeres a las que en muchas ocasiones apenas vemos y con las que nos acabamos comunicando, en el mejor de los casos, mediante notas

. . . .

martes, 9 de diciembre de 2008

Querida Celia:

Yo tampoco entiendo toda esta crispación entre emigrantes. La violencia no conduce a nada o sí, acaso sólo conduce a que se estigmatice aún más a ciertos sectores de los que tú, en cierta forma, eres parte. Ya sé que no eres ni subsahariana ni nigeriana, pero los incidentes de Almería retruenan en la mente de muchas personas globalizandose en una sola palabra: "Inmigrantes".

Cargaos de paciencia, no perdáis los estribos por cómo se os mire o porque cuchicheen a vuestras espaldas y mostrad la dignidad de vuestra gente ante todo. Creo que esa es una de las mejores recetas contra la intolerancia.

Se me ha vuelto a quemar una olla. Soy un desastre para esos temas. Bien es verdad que me encanta la cocina, pero también es verdad que si no estoy allí encima enseguida me distraigo con cualquier cosa y me acabo olvidando. Tienes que contarme cómo lo haces para dejarlas casi como compradas.

3 comentarios:

Dante dijo...

Dura realidad la de Celia. Aún contra la intolerancia, resulta muchas veces difícil mantener la calma, y bajar la cabeza. Dificil situación, sin duda. Y la olla, Eduard,mejor pedirle a Celia que la "recupere" a nuevo. Consejo de uno que ha quemado un par. Jaj. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Cuando algo se quema es dificil pasarlo a nuevo sean sartenes , ollas o ...Dile a Celia que la crispación no debe hacerle pensar que somos así todos, que en épocas de crisis siempre es fácil hallar culpables... pero pasará, como todo pasa. ella sólo tiene que ser ella misma como creo que lo ha sido siempre...
Menudo cocinero¡

Ina

fonsilleda dijo...

Un beso para Celia, no sé que más puedo decirle que no haya hecho otras veces o que tu mismo o los anteriores comentaristas han hecho.
Que piensen que la mayoría de nosotros estamos felices con su presencia, como con la de cualquier persona de bien.
Un día tendrías que prepararnos una comilona, en la que Celia ocuparía un lugar preferente como invitada y todos agasajándola.