** Notas a Celia **

* * * * *


Este blog es un sentido homenaje a todas aquellas mujeres que realizan las tareas domésticas en nuestros hogares cuando por las prisas, el trabajo, o el motivo que sea no podemos hacerlo nosotros. Esas mujeres a las que en muchas ocasiones apenas vemos y con las que nos acabamos comunicando, en el mejor de los casos, mediante notas

. . . .

viernes, 6 de marzo de 2009


Querida Celia:

Di que sí. Nada como abrir el apetito antes de comer con una cervecita o una copa de vino y unas tapas, de lo que sea.
Me extraña que hayáis tardado tanto en descubrir el jamoncito con su pan con tomate o los chipirones rebozados, por no hablar de unas simples aceitunas rellenas. Y después de la comida, cómo no, una siesta, pero nada de esas de media horita, no, aquí en España tuvimos un premio Nobel que decía que las siestas tenían que ser de las de orinal y pijama y si un Nobel ha dicho eso... por algo sería ¿No te parece?

Bueno, pasando a otras cosas, convendría limpiar los cristales y si te queda algo de tiempo dedicate a las estanterías.

Un último aviso. En el piso superior se ha instalado un joven argentino, doctor para más señas, por el que dicen que todas las minas del barrio pierden la cabeza. Ten cuidado, no sea que Práxedes acabe teniendo que tomar cartas en el asunto.

Feliz fin de semana.

3 comentarios:

Zoe dijo...

Vaya nuevos vecinos y todo , aunque no sé pero creo conocer a dicho Doctor, no es que lo haya visto pero me advirtieron de sus referencias:-). A veces eres muy exigente con Celia no has recordado que el Día 8 de Marzo es el día internaciona de la mujer trabajadora, al menos junto a la nota dejale una rosa...
Me encanta pasar por casa de vez en cuando, mirar las escaleras y sentiros...

Un beso.

Zoe dijo...

Ahhhh, te dejo una rosa lila para Celia en el Buzón...

más besos

fonsilleda dijo...

¿Conocemos a ese argentio?.
Celia, que si mujer, que en España también tenemos alguna cosilla buena. Ya las irás descubriendo y te irás acostumbrando.
Entretanto guárdate de las cosas malas y de los malos humores, que también los hay
Bicos a ambos