** Notas a Celia **

* * * * *


Este blog es un sentido homenaje a todas aquellas mujeres que realizan las tareas domésticas en nuestros hogares cuando por las prisas, el trabajo, o el motivo que sea no podemos hacerlo nosotros. Esas mujeres a las que en muchas ocasiones apenas vemos y con las que nos acabamos comunicando, en el mejor de los casos, mediante notas

. . . .

jueves, 30 de octubre de 2008

Querida Celia

Gracias por el celo con que conservas el desorden de este hogar mientras estoy fuera. Si todo va bien este fin de semana por fin podré regresar a casa.

En lo que me comentas de los catalanes me has recordado a mi abuelo. También a él le chocaba que la noche de víspera de todos los santos nos reuniésemos alrededor de una mesa para celebrar una cena en la que los postres y los licores son los protagonistas.

Las castañas asadas, la mistela (ligeramente distinta al vino moscatel) y especialmente los panellets (cada vez más caseros dados los precios a los que van, este año he llegado a verlos hasta a 39 euros los de piñones) son los auténticos protagonistas de la jornada, relegando a un segundo plano el recuerdo de los fallecidos. Sin embargo, aunque siempre refunfuñaba porque le parecía una falta de respeto al final acababa participando especialmente con la mistela.

Te dejo unas de tantas recetas de panellets que se pueden encontrar (tantas como localidades y casi te diría como personas que pueda haber) Si te animas no lo lamentarás y, gastándote unos 20 euros en los ingredientes podrás conseguir para dos o tres kilos de masa.

La masa, estándar para todos los tipos de panellets la confeccionaremos de la siguiente manera:

Lavamos una patata hermosa (tú misma) y la horneamos sin pelar, preferiblemente dentro de un papel de aluminio para que no se dore. La pelamos y la pasamos por el pasa purés o la trinchamos con un tenedor. Cuando tengamos el puré grueso añadimos 500 gramos de almendra molida, la ralladura de la cáscara de un limón y unos 500 gramos de azúcar. Mezclamos hasta que quede homojeneo y dejamos enfriar hasta que podamos manipular la masa.

Panellets de café:

En un cuenco pequeño añade ¼ parte de la masa (endurecida por el frío)y un poquito de café soluble en polvo. Mezcla, formando un churro largo y estrecho y ve cortando trocitos (del tamaño de una albóndiga más bien pequeña). Moldea rápidamente con las manos una pelotita y hazle un corte en el centro a modo de grano de café.

Panellets de coco:
En un cuenco pequeño añade otra ¼ parte de la masa y mezcla con coco rallado, quedará la masa más bien aspera. Forma un churro largo y estrecho y ve cortando trocitos (del tamaño de una albóndiga más bien pequeña). Moldea apretando con los dedos, dándoles forma de seta con su tallo (se colocan con el tallo hacia arriba). No tienen que quedar perfectas (las setas no lo son), las grietas que aparecen se dorarán ligeramente y quedarán muy bien.

Panellets de piñones:

Son los más clásicos y apreciados, puedes hacerlos con la mitad de la masa cortada y formadas las pelotitas. Bate la clara de huevo cuidando que no haga espuma y mezcla en ella los piñones. Con las manos llenas de piñones (mojados en la clara de huevo) toma las pelotitas y continua dándoles la forma redonda mientras se van incrustando ligeramente los piñones en la masa. Esto se hace con las manos sobre el mismo cuenco donde están el resto de los piñones pues se van cayendo. Si se te pegan los piñones en las manos, humedécelas con agua.

Coloca los panellets ya formados sobre una bandeja de horno con papel vegetal (para horno), es imprescindible el papel, pues sin él se pegan mucho. Con en horno a 200 °C, ponlos durante 3 ó 4 minutos; no se tienen que cocer, solamente se debe formar una fina costra exterior que les permita aguantar la forma al guardarlos. Puedes dorarlos muy ligeramente, después, pero su color original es el blanco. Saca los panellets de la bandeja, sólo cuando estén fríos. Se conservan durante varios días en una caja de lata. Con estas cantidades pueden salir unos 50 panellets (unos 25 gramos / unidad).

Buen provecho y que lo disfrutes dejando de lado esa aberración del Halloween que intentan inculcarnos cada vez más. ¿Qué tradiciones tenéis vosotros para el día de difuntos?

3 comentarios:

fonsilleda dijo...

Gracias por Celia y por todos, (Desde luego incluyo a los hombres que te visitan, no tanto por ser tu casa, cuanto porque en ella está Celia, que además ya se anima a comentar en otros lares), pero has puesto demasiado azúcar en nuestras vidas y, además, bien apetecible. No nos tientes tanto, por favor.
Celia a tí te supongo delgada, nervuda y animosa, así que, apróvéchate y gracias por el comentario que me has dejado. Me ha hecho muchísima ilusión, más quizá que cualquier otro.
Bicos (alguien te explicará qué es lo que son...)

Dante dijo...

Espectacular la data de las recetas, aunque no me vea yo cocinando, jaj. Veré a quien convenzo de que las haga. Y en cuanto a halloween, hermano, coincido. Es algo insoportable. Me quedo con nuestras fiestas. Un abrazo, y saludos a Celia.

sirena dijo...

sinceramente ,yo lo de las recetas siempre me lo salto,no me gusta cocinar.
Por lo demas todo perfecto.Yo al contrario que Fonsidella imagino a Clia regordeta y campechana y muy muy paciente.